New Oaxaca.

Somos parte de la Tradicional
y de la Oaxaca Contemporánea.

¿CÓMO CATAR UN BUEN MEZCAL?

Por Santo Gusano
marzo 28, 2024

La cata de mezcal es un arte en sí mismo, una experiencia sensorial que nos permite descubrir y apreciar los sabores y aromas únicos de esta bebida mexicana milenaria. En este blog, exploraremos los pasos y elementos clave para catar un mezcal de manera adecuada, destacando la importancia de cada etapa en la búsqueda de la plena apreciación de sus características.

El primer paso para catar un mezcal es la observación visual. Al servir el mezcal en una copa adecuada, se deben examinar sus características visuales. Un mezcal bien elaborado presentará una apariencia límpida y brillante. Su color puede variar dependiendo del tipo de agave utilizado y de su proceso de añejamiento, desde tonalidades transparentes hasta ámbar o doradas. Observar el color y la consistencia del mezcal nos brinda pistas iniciales sobre su calidad y madurez.

El siguiente paso es la evaluación del aroma. Llevando la copa hacia la nariz, se deben inhalar los aromas del mezcal con suavidad y lentitud. El mezcal despliega una amplia gama de aromas, que pueden incluir notas ahumadas, terrosas, frutales, florales e incluso herbales. Es importante tomar el tiempo necesario para identificar y apreciar cada uno de los aromas presentes, ya que son una parte fundamental de la experiencia de cata.

El momento crucial de la cata llega con la degustación del mezcal. Tomando un pequeño sorbo, se debe permitir que el mezcal se extienda por toda la boca, cubriendo las diferentes áreas del paladar. Al hacerlo, es posible detectar una variedad de sabores, desde dulces y afrutados hasta amargos o picantes. Además de los sabores primarios, es importante estar atento a las notas secundarias y de finalización, que se revelan una vez que el mezcal ha sido ingerido.

La textura del mezcal también es un aspecto a considerar durante la cata. Algunos mezcales pueden ser suaves y sedosos en boca, mientras que otros pueden presentar una textura más robusta y aceitosa. La textura contribuye a la experiencia general del mezcal, ya que puede realzar o contrastar con los sabores y aromas presentes.

Durante todo el proceso de cata, es esencial tomar en cuenta el equilibrio y la armonía entre los diferentes elementos del mezcal. Un buen mezcal debe tener un equilibrio adecuado entre los sabores dulces, amargos y ácidos, así como entre los aromas primarios y secundarios. Asimismo, debe tener una estructura y persistencia en boca que permita disfrutar de sus matices durante un tiempo prolongado.

Es importante mencionar que la cata de mezcal es una experiencia personal y subjetiva. Cada individuo puede tener diferentes preferencias y percepciones sensoriales. Lo que resulta agradable para una persona puede no serlo para otra. La cata de mezcal no busca establecer un criterio absoluto de calidad, sino más bien ofrecer una guía para apreciar y comprender mejor esta bebida tradicional.

En conclusión, catar un mezcal es un viaje de descubrimiento y apreciación de sus características sensoriales. Desde la observación visual hasta la evaluación de los aromas y la degustación de los sabores, cada etapa de la cata nos acerca a los secretos y matices de esta bebida milenaria. Al catar un mezcal de manera adecuada, nos sumergimos en un mundo de sensaciones que nos conectan con la historia, la tradición y la riqueza cultural de México.

Títulos recomendados en New Oaxaca

ESP

ENG

¿Eres mayor de edad?

Ingresa tu fecha de nacimiento
Al acceder a este sitio web, aceptas los Términos y Condiciones. Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos la aceptación de su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies aquí.